Todo está preparado para la gran exposición sobre Pink Floyd en el museo Victoria y Alberto de Londres


Todo está a punto en la sede londinense del Museo Victoria y Alberto (V&A), la gran pinacoteca de artes aplicadas de la capital británica, para la inauguración de The Pink Floyd Exhibition: Their Mortal Remains. Estará veinte semanas en cartel, del 13 de mayo al 1º de octubre. La venta de entradas, que cuestan entre 20 y 24 libras (de 23,6 a 28,3 euros), marcha a buen ritmo y el museo prevé que el número de asistentes pueda acercarse a la de la muestra de David Bowie, la primera muestra sobre un ídolo del pop montada por un museo y un récord histórico en visitas, con más de 1,5 millones de entradas vendidas. La exposición sobre Pink Floyd fue montada con la colaboración de los tres miembros del grupo que están vivos —Roger Waters sigue sin hablar con David Gilmour y Nick Mason, pero han limado alguna aspereza durante la producción de la muestra- y pretende mostrar la “primera retrospectiva internacional importante” sobre “una de las bandas más vanguardistas e influyentes del mundo”.