Bañado la Estrella: una joya argentina


Conocemos un poco más de este destino oculto.

El Bañado La Estrella, donde si algo no falta es el agua, está en una llanura casi árida.  Con menos poética y más ciencia, lo que pasa en realidad es que los sedimentos que trae desde Bolivia no drenan con la eficiencia de otros ríos.

Dado que se trata de un cauce que “respira” al ritmo del ciclo de lluvias (las que abundan en verano y escasean en invierno), “sucesivas crecientes producen roturas de las márgenes del río, el agua escurre por nuevos cursos, originando bañados, esteros y lagunas”, los mismos que también van desapareciendo, a su vez, por la acumulación de los sedimentos.

Hay imágenes emblemáticas del Bañado La Estrella. Una de ellas son los champales (esos troncos de árboles que visten enredaderas, musgos y hasta algas), son posibles porque se trata de antiguos bosquecillos o montes de quebrachos (colorados y blancos), palos santos y algarrobos. Es “la dureza de la madera de estos árboles permite que sus troncos permanezcan erguidos”, afirma un libro especializado.

Bañado La Estrella es una de las maravillas más singulares de las muchas que posee Argentina, justamente por cualidades de multiplicidad, mezcla y potencia vital.

Fuente: Diario Perfil