El narcoturismo en Colombia


El circuito de Pablo Escobar.

Medellín está considerada como una de las ciudades más innovadoras del mundo. Además, es la cuna de exitosos artistas como el pintor Fernando Botero, o los cantantes Maluma y J. Balvin. Pero eso no fue suficiente para que la segunda ciudad más grande de Colombia haya dejado atrás el estigma que dejó la guerra contra el narcotráfico de los años 80 y 90 y tampoco evitó que siga siendo un destino ligado a Pablo Escobar, de cuya muerte se cumplen ahora 25 años.

El emporio construido por el líder del temido cártel de Medellín dejó en la ciudad sitios que hoy día son una atracción para los turistas, en especial extranjeros, que llegan impulsados por el puñado de series de televisión, libros y películas que se hicieron de la vida de este criminal, abatido el 2 de diciembre de 1993.

A la alegría de la gente, su famosa amabilidad y ese acento cantado de los “paisas” se suman visitas a la Hacienda “Nápoles”, donde Escobar construyó un zoológico con fauna africana o la llamada “Catedral”, una cárcel donde el capo vivía con todo tipo de comodidades y que hoy es un lugar de reposo de ancianos. Los recorridos, que también incluyen la tumba del mafioso, se pueden hacer desde cuatro horas hasta seis días. Incluso hay un museo dedicado a Escobar.

Fuente: Diario Perfil