Malargüe suma un atractivo turístico borgeano: dos laberintos en medio del desierto


Luego de siete años de arduo trabajo, este fin de semana comenzarán a funcionar los Laberintos Carmona, en el departamento de Malargüe. Este nuevo espacio tiene más de 100.000 almácigos de ligustrino y arabia para los laberintos, también un gran predio de árboles con más de 15 variedades entre álamos y sauces, zapallos gigantes y almácigos para abastecer la ciudad, entre otros proyectos.

Al llegar, los visitantes quedarán impactados con sus verdes e imponentes laberintos. El primero es cuadrado, mide 70m x 70m y tiene 31 pasillos de norte a sur y de este a oeste. Mientras que el segundo laberinto separado por menos de 7 metros es circular. Quienes lleguen al centro del segundo laberinto podrán descubrir una fuente de agua, denominada la “fuente de los deseos”, donde habrá un espacio con asientos para la contemplación y el relax, en medio de los laberintos. Completa el paseo un mirador de 8 metros de altura con una rampa para observarlos desde arriba, desde donde son más sorprendentes.

El horario de ingreso será de 10 a 19 y tendrá un canon diferenciado para mayores y menores, de $80 y $50 respectivamente. Además, los encargados de este espacio comentaron que en un futuro cercano el proyecto prevé 80 churrasquearas, juegos infantiles, un sector de livings rústicos. Además, tendrá un parador para adquirir bebidas frescas y alimentos ligeros (snacks).

Con los laberintos, Malargüe suma una atracción a su variada oferta orientada a quienes disfrutan de la naturaleza, la aventura, el relax y la gastronomía.