Sevilla tiene su color oficial


Pantone destinó un color para la ciudad española.

El rojo, por ejemplo, era el color predominante del Pendón de San Fernando, una de las banderas históricas de España con las que Fernando III tomó Sevilla en 1248 y un tono usualmente asociado al poder.

Y en el caso del amarillo, aunque también presente en el pendón, viene del albero, un tipo de roca caliza que era muy utilizado para la construcción y también para pigmentar la cal y darle un bonito color a los muros sin necesidad de pinturas sintéticas.

Hace unos días, Pantone también le dio a Sevilla un color especial, pero esta vez de forma literal. Se tomaron más de diez mil fotos de los lugares más visitados según Google Street View entre calles y sitios históricos y, usando un algoritmo especial, se determinó el tono.

Para el instituto, es un color “amigable y optimista con un toque de buen ánimo, envolviéndote en una cálida bienvenida”, así que definitivamente no sólo refleja el exterior de Sevilla, sino también su corazón y espíritu.

Fuente: Aleteia.org