Una casa armada con contenedores


Decoración en Revista Zero.

En San Vicente, los arquitectos Gastón Loray y Justina Leone diseñaron y construyeron su casa de dos plantas a partir de siete containers. Además de económica y ecológica, atrae por el vistoso juego de volúmenes que propone.

La planta alta está recubierta con unas placas, un revestimiento compuesto por tablas de cemento con textura de madera de cedro, que se dejaron en su color natural. En la planta baja se despliega el sector social de la casa, más un escritorio que alternativamente se conecta con el resto de la casa y logra independencia cuando hace falta. Todos estos espacios quedaron resueltos con tres contenedores de 40 pies; dos apareados por completo, y uno partido en dos mitades: una es la cocina y la otra, el estudio.

La escalera es de chapa plegada y la baranda, de caño redondo pintado de amarillo. «El puente en doble altura lo realizamos con la chapa sobrante del piso de de los contenedores y lo pintamos igual que la escalera», explican los arquitectos. Para la iluminación de la doble altura eligieron lámparas de filamento con cable de tela y las colocaron colgando desordenadas desde lo más alto.

«Quisimos introducir el entorno verde en la vivienda y lo capturamos constantemente en este proyecto, con grandes aberturas y marcos que dan al paisaje», describen Loray y Leone. Puertas y parasoles reutilizan la misma chapa que se caló en otros sectores y se funden con la estructura, en tanto unos cortinados permiten obtener privacidad cuando es necesaria.

Fuente: Revista Para Ti